lunes, 29 de julio de 2013

Ocurre que fuiste un árbol en una playa


Ocurre que fuiste un árbol en una playa
y yo que no creía en las casualidades
y no se nadar,
no pude verte.
Perdona,
hice el amor con no más de una palabra.
Ahora es un hecho,
-amarte es un hecho-
No te imaginas
qué feliz me hace rozar tu mirada
cuando unas niñas nos hablan de ponis,
cuando en julio se fingen secuestros exprés
e inventamos historias de hombres lagartos.
Sabes,
muero por ver cómo te mueves por el mundo,
y pienso si es verdad que dos pueden
buscarle otro nombre y hacerlo suyo.
Ocurre,
eres en el pensamiento de mis labios,
soy en la ruta que toman tus manos
y ahora,
llega más tiempo.
Nos viene y nos hace,
amor,
el uno del otro.