domingo, 24 de marzo de 2013

Te escribo en los ojos


Te escribo en los ojos
playas de arena clorofila
y un brote de lluvia
para que la esparzas
sobre el suelo;
para que no olvides
que fuiste oceáno
y zafiro.
Ahora que eres un árbol
en la selva de la vida
mojas el aire,
nosotros abrimos los labios
suspiramos y respiramos.
Nunca sabrás que
todo los sabores salpican
por los brazos, las piernas,
entonces se agitan los huesos 
que llevan infinitas palabras
-prohibidas-
para un mundo casual y torpe.
Ahora que soy un pétalo de sal
que floto sobre ríos de azúcar
comprenderás que calle
y que escuche tu silencio
a  que llegues al cielo
para ser universo.

2 comentarios:

astaghfirullah dijo...

en el silencio siempre nos encontramos con lo que más necesitamos. Un abrazo, bello poema.

Anónimo dijo...

Precioso poema Elisabeth... Mucho mas alegre de lo que nos tienes acostumbrados pero igual de profundo e intenso.

Me gusta especialmente este fragmento:

se agitan los huesos
que llevan infinitas palabras
-prohibidas-
para un mundo casual y torpe.

Como decían en Casablanca: "Un franco por tus pensamientos"

Me gustaría saber que ronda tu cabeza para poder escribir tan bellos poemas.

Sigue así... siempre es alentador entrar en tu blog y encontrar poemas frescos.

Saludos

Publicar un comentario