miércoles, 7 de noviembre de 2012

Como un tornillo huérfano


Ahora que se acerca el invierno
el aliento del cierzo muerde el verde,
la lluvia planta mares postizos en el suelo
y tu que llegas como el frío
me arañas por la espalda hasta doler.
Soy un verso cuajado,
un tornillo huérfano.
Me invitas a dormir descalza
en otra casa,
en otra cama
pero en la misma estúpida ciudad cortada,
cuestionando hasta mi propia dignidad,
respirando al azar,
viviendo con la luz apagada.

4 comentarios:

eloy dijo...

La lluvia planta mares postizos en el suelo...

Megusta

Elisabeth dijo...

Muchas gracias...

astaghfirullah dijo...

respirando al azar?
mares postizos, eres brillante.

Elisabeth dijo...

Gracias!!!!

Publicar un comentario