miércoles, 22 de febrero de 2012

La locura microscópica


Cuando las hormigas de fuego corretean por las tripas
la hiel es la cortesía que en la noche nos mantiene despiertos
para no morir en alma y seguir olisqueando el infinito.
Así despierta una por la mañana enredada en su propia biografía,
buscando entre las sábanas el limite de ésta locura microscópica.

domingo, 12 de febrero de 2012

De la belleza de los acuarios


Confiesa que mordiste todo el aire que salía por la ventana,
que rompes las costillas de nuestras palabras y nos tapas la boca.
Vagabundo de consciencia artificial
tú, incendias papeleras de cadáveres para darle calor a tus manos
porque te dilatas cada noche en un espacio de sol desnudo.
No te importa que nuestra piel ya no presuma su vino tinto,
que nuestras casas no sean mas que un planeta muerto y seco
porque tú guardas un pequeño acuario con los difuntos sumergidos
y ahora sus ojos no se mojan con el agua de las corrientes naturales.
Hace tiempo que ha empezado el funeral de las torpezas y tú no te escondes,
deshonras a los salvajes de las fronteras que cargan otra vez sus armas
de fogueo para iniciar una guerra inherente a nuestra estúpida condición.
Amarran caballos, se divorcian de las cosas mas bonitas de este lugar...
Yo no defiendo todo aquello que hace llorar a las luciérnagas de papel
ni quiero arrancarle los dientes a ningún lobo del alba,
sólo soy un pez extranjero con los ojos cuajados por tantas flores muertas
y confieso que tus olvidos son legañas que se enganchan a esta poesía funesta.