martes, 1 de noviembre de 2011

De la infinidad de este universo

Ahora todo parece más tranquilo
y aún así, en reflejo soy viajera del espacio.
Allí parece que la quietud coagula las nostalgias
y la falta de tiempo ya no estrangula a la misma muerte.
Quizá lo justifique el pajarillo que llevo dentro
o el trashumante doblado,
¡qué más da!
El caso es que no llegaremos a la infinidad de este universo,
el de aroma vivo,
jamás nos moveremos de esta casa, y tu lo sabes.
Pero no importa,
yo prefiero que todo siga igual de tranquilo,
no cansarme nunca de los reflejos ni los relojes
e imaginar cada mañana infinitos universos contigo
cuando huela tu esencia en cada parte de mi cuerpo,
cuando mordamos cada domingo
como último bocado de nuestra corta y absurda vida.

1 comentario:

Elisabeth dijo...

Gracias, tengo muy en cuenta su valorción señor Puerto.

Publicar un comentario