jueves, 27 de octubre de 2011

Del tejido de la mañana

Y te digo que a veces me levanto frágil,
preguntándome que narices hago respirando
cuando es un soplo el que destroza mi corta vida
-y el que la inventa.-
Sabes, esta espesura, esta complejidad
es nuestro tejido de la mañana,
es la poesía preexistente.

jueves, 20 de octubre de 2011

Del perfume robado.

Y tú,
que sabes muy bien cómo encantar el silencio,
que privatizas los domingos.
Tú que también eres maestro de la sospecha,
que palpas el tejido de las mañanas
y lloras a escondidas.
Tú que sabes que cada tarde me deshago
y que al llegar a casa soy retórica victimista
insoportable.
Tú, me has robado el perfume.

miércoles, 19 de octubre de 2011

En lengua muerta.

Como pretendiendo alejarte aún mas del mundo,
tú, hundiste los ojos,
y con todo por decir, se nos volvieron los labios amarillos.

¿Recuerdas algo de aquello?

Yo no,
yo no puedo desertar de la inconsciencia
que en aquellos días me hizo pensar en lengua muerta.
Retrocedí al epicentro de este universo geométricamente estúpido
y entendí que cuando todo va mal
nadie quiere detener a los ladrones de perfumes.